CHICLAYO: EL ANTIGUO PUEBLO DE “CARAÑAY”


Por: Pepe Maeda A.

Es sabido que en lo que hoy es la Región Lambayeque, sólo Saña tiene el derecho-no el privilegio como dicen- de decir que es ciudad fundada por españoles; todos los demás villorrios o pueblos son producto de la política virreinal de Reducciones de Indios, o de la reunión de pueblitos dispersos para centralizarlos en uno solo. Fue don Gregorio Gonzales de Cuenca, Oidor de la Real Audiencia de Lima, especie de Congreso de la República colonial, quien se dio la terea de finiquitar no más de quince pueblos reducidos acatando la Ley u Ordenanza de Reducciones dada el 21 de Marzo de 1551, por lo tanto, reducciones pretoledanas, pues éste Virrey, don Farancisco de Toledo, prosiguió la ordenanza desde 1569 a 1581; Cuenca fundó entre, otros pueblos, los de Chiclayo, Ferreñafe, Lambayeque, Mochumí, hasta Olmos, la mayoría de éstos pueblos tienen el nombre de sus Principales, es decir, ni siquiera de sus Caciques, de los que cobraban el tributo desplazándose por toda la gleba. Un concepto equivocado de querer ostentar fundación española de estos pueblos, cuando no la han tenido y cabe más bien el orgullo de ser pueblos autóctonos de raigambre muchik, pueblo que vive mayoritariamente en la toda la región norte del país gracias a su dinámica herencia cultural inalterable desde hace cinco mil años antes del presente; si en verdad, hay inmigración andina, la mayor parte de la población muchik de encuentra en los distritos que están fuera de Chiclayo.Las reducciones fueron el intento de destruir la estructura política y cultural de los señoríos o Fillcados (como los denomino) prehispánicos (llámense curacazgos o cacicazgos), imponiendo el cristianismo y el sumo interés de facilitar el cobro de tributos que eran pagados sirviéndose del cacique como bisagra para tal fin; en estas comunidades no residían españoles,ni criollos, sino, hasta muy entrado el siglo XVIII, como es el caso de Ferreñafe en donde los oficiales de Saña se asientan ahí y engendran gran genealogía como el Gral Muro de Okeylli y Orreyli, los García Urrutia que descienden de un oficial chileno que afincó aquí desde 1879 en pleno conflicto con Chile, los Mesones que emigran desde Huancabamba con sendos apellidos que devienen de Farfán de los Godos y Mesones y los Fernandez de la Cotera, que son los cabezas de su árbol genealógico. Lambayeque, es poblado por españoles después del año 1720, cuando el río Saña se sale de madre y desaparece el antiguo pueblo y sus monumentales templos coloniales; tuvo más nivel social y económico que Chiclayo y Ferreñafe y sus casonas así lo demuestran.

 

Hermoso frontis de la Casa de las Señoritas Navarrete, en Vicente de la Vega, esquina con J.Balta. Foto: Pepe Maeda A.Restaurado edificio de la Municipalidad de Chiclayo. Foto:Pepe Maeda A.

Ex monasterio de los franciscanos.Foto:Pepe Maeda A.

DE LA FUNDACIÓN DE CHICLAYO

El tema ya lo han tratado, desde Ricardo Miranda Romero, illimano, que firmaba como “Monsiur Treville” (1927-59), Fray Luis Arroyo (1956), Augusto León Brandiarán (1935) que propuso el año 1588 como fundación de Chiclayo, Walter Sáenz Lizarzaburu, el historiador chongoyapano (1988) que prácticamente hace una recopilación de los autores anteriores; Lorenzo Orrego Vargas, etenano, que dio a conocer los murales de Huaca Píntada de Illimo estudiados por el apapek o maestro Richard Schaedel y Waldemar Espinoza Soriano (1969 “De los Mitmas Yungas de Collique”) que acierta con la información de que Chiclayo es un pueblo reducido de indios, o mejor digamos, de naturales, se verdadera y justa acepción, equivocando solo el año:1567. Quizás el mejor detallista del tema es mi viejo y fallecido amigo, Dr Jorge Zevallos Quiñonez, erudito chiclayano con quien solía encontrarme en el Archivo de Chiclayo; siempre revisando viejos expedientes, don Jorge falleció en su cama con un expediente colonial en su pecho…así se quedó dormido para siempre. Zevallos, tanto con sus enjundiosos escritos como en nuestras largas tertulias, me ha dado la más completa visión para reconstruir la historia de Chiclayo, que en viejos papeles del año 1588 él encontró que su más antiguo nombre fue “CARAÑAY”, sin traducción hasta ahora, pueblo que ya existía antes de 1550. Su propuesta es concluyente, describiendo con lógica como Gonzales de Cuenca, desde el 26 de Octubre de 1566 desde el monasterio de los frailes Franciscanos, que aún se conserva en pleno parque principal de Chiclayo, a cargo de Fray Antonio de la Concepción, salía en caballo a los diferentes villorrios para concretar las reducciones a punta de actitudes dictatoriales y con látigo en mano; así, Cintu, Collique, que le dio a Chiclayo el nombre de Santa María de los Valles de Collique, fueron traídos a su actual ubicación, desde lo que es hoy Pátapo y Pampagrande, respectivamente, uniéndolos con fillcados denominados Forasteros, que no pueden ser otros que Pololo, con 300 tributarios, Alcopón, Chacha, Calla, Imanasa, Lo Monte, Molloc, entre otros ya desaparecidos en los anales de la historia. Como Chiclef también se documenta una parcialidad en Firriñafi y también otra como “Chiclaiaep”, su auténtico nombre; el expediente dice: “En el valle de Carañay, ques sugeto a don Alonso Taymexu (de aquí el nombre del canal Taymi), cacique del Valle de Cintu (Pátapo, y por aquí pasa el canal que le dio inmoratlidad a su Señor o Fillca)…”. Chiclayo, el antiguo Carañay, se formó así, sin plano, con informalidad en su crecimiento urbano, con callecitas caprichosas que seguían el curso de sus retorcidas acequias, que formaron calles como la Del Calzoncillo, otras, sin salida, con mucho verdor, pueblo jaranero que Hans Horkheimer describió así: “no he podido dormir toda la noches, pues los chiclayanos de un lado y del otro, se amanecieron cantando y jaraneando”. Sí, así es Chiclayo que se resiste a perder sus ancestrales tradiciones, pese a la recargada inmigración serrana de Cajamarca, aunque a decir verdad, muchos chiuclayanos tenemos sangre cajamarquina como por ejemplo el caso de que mis dos abuelas maternas vinieron desde el Distrito de Conchán de la Provincia de Chota para enlazar en matrimonios y proyectando un nieto que suele escribir la tradición histórica de éste mi pueblo, en donde, a decir verdad, ya no existen historiadores de viejo cuño.

About these ads
Categorías: Uncategorized | 6 comentarios

Navegador de artículos

6 pensamientos en “CHICLAYO: EL ANTIGUO PUEBLO DE “CARAÑAY”

  1. Susan Ramirez

    Hola Jose,
    Yo tambien tengo mas datos sobre Chiclayo, pero tengo varios proyectos para terminar antes de escribir esta historia. Me interesan mucho los datos q tienes — algunos coinciden con mis datos (mayormente de la visita de Cuenca 1566), algunos q no. Tienes la cita de Zevallos Quinones? es inedita?
    Tal vez podriamos colaborar en escribir algo junto.
    Muchos saludos, Susan Ramirez

  2. Arturo Castillo Chirinos

    Respetuosamente debo afirmar que en justicia ha faltado incluir en este interesante comentario, que duarnte mi primera administración como Alcalde de Chiclayo tuve el acierto de convocar a nuestro reconocido historiador Jorge Zevallos Quiñones para hacer posible, merced a la extraordinaria información e iconografias que guardaba celosamente en su poder, la publicación de la primera obra mas completa que se haya podido publicar en los anales de Chiclayo, publicación que gracias a Dios apareció bajo el titulo de HISTORIA DE CHICLAYO (Siglos XVI, XVII, XVII y XIX), magistral obra a la que considero una de las mas importantes de mis tres administraciones, la que miserablemente es ninguneada por la torpeza y mesquindad infame de aquellos remedo de alcaldes que me han sucedido para desgracia de nuestra querida y hermosa tierra.

    ARTURO CASTILLO CHIRINOS Ex Alcalde de Chiclayo 1990-1995

    • Imperdonable omisión involuntaria de mi parte. Considero que este libro es uno de los mas grandes aportes de la gestión de Arturo Castillo Chirinos para la recuperación de la historia e identidad de los chiclayanos, apoyando la magistral obra de quien fué mi buen amigo, Dr Jorge Zevallos Quiñonez.

  3. Arturo Castillo Chirinos

    Respetuosamente debo afirmar que en justicia ha faltado incluir en este interesante comentario, que duarnte mi primera administración como Alcalde de Chiclayo tuve el acierto de convocar a nuestro reconocido historiador Jorge Zevallos Quiñones para hacer posible, merced a la extraordinaria información e iconografias que guardaba celosamente en su poder, la publicación de la primera obra mas completa que se haya podido publicar en los anales de Chiclayo, publicación que gracias a Dios apareció bajo el titulo de HISTORIA DE CHICLAYO (Siglos XVI, XVII, XVII y XIX), magistral obra a la que considero una de las mas importantes de mis tres administraciones, la que miserablemente es ninguneada por la torpeza y mesquindad infame de aquellos remedo de alcaldes que me han sucedido para desgracia de nuestra querida y hermosa tierra.

    ARTURO CASTILLO CHIRINOS Ex Alcalde de Chiclayo 1990-1995 2003-2005

    • Imperdonable omisión involuntaria de mi parte.Considero que es uno de los mas grandes e imborrables aportes de Arturo Castillo Chirinos, obra emblemática que perdurará mucho mas allá de las grandes obras físicas que ejecutaste con tezón y amor por Chiclayo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com. El tema Adventure Journal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 122 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: